El hombre que fue decapitado el mismo día en que se convirtió a Jesucristo

Durante la Cumbre Mundial en Defensa de los Cristianos Perseguidos organizada esta semana por la Asociación Evangelística Billy Graham, un líder copto compartió el testimonio de los cristianos coptos que fueron asesinados por los extremistas de ISIS, de acuerdo a lo informado por el medio Charisma News.

Los 21 hombres que fueron asesinados en febrero de 2015, habían estado trabajando en Libia cuando fueron secuestrados por ISIS. Pero como se puede ver en los cuadros donde están alineados en la playa para ser asesinados, uno de ellos tenía una piel más oscura y rasgos faciales diferentes. Este era el hombre de Chad.

A los cristianos coptos se les dio la opción de negar a Jesús o morir. Se opusieron a negarlo, sabiendo que les costaría la cabeza.

Cuando los terroristas ordenaron al hombre de Chad que negara a Jesús o muriera, él respondió: “Su Dios es mi Dios”, sellando así su destino.

El hombre no había sido un creyente. Todo lo que tenía que decir era: “Yo no creo en Jesús” o “Jesús no es el Hijo de Dios”, y él podría alejarse y ser un hombre libre. Estaría de nuevo con su familia. No moriría de muerte brutal. Viviría para ver otro día.

Sin embargo, este hombre, que antes no había sido un seguidor de Jesús, estaba tan conmovido por la dedicación de estos cristianos que se convirtió en un creyente en el acto.

“Vaya por delante y me decapita”, decía. “Tu dios no es mi Dios, el Dios de ellos es mi Dios”.

Ese es el poder del evangelio, y así es como vencemos a Satanás, siendo fieles a Dios, hasta el punto de la muerte (Apocalipsis 12:11).

Sé el primero en comentar

Deja un comentario