Falsos Profetas y Prodigios Mentirosos

John MacArthur
Traducido por Armando Valdez
¿Ha notado que no importa cuántas veces los televangelistas carismáticos hagan extrañas profecías falsas, nunca carecen de seguidores, y no dejan de afirmar que el Señor ha hablado directamente a ellos?
Benny Hinn, por ejemplo, hizo una serie de declaraciones proféticas célebres en diciembre de 1989, ninguno de las cuales se hizo realidad, él confiadamente dijo a su congregación en el Centro Cristiano de Orlando que Dios le había revelado que Fidel Castro iba a morir en algún momento de la década de 1990, la comunidad homosexual en Estados Unidos sería destruida por el fuego antes de 1995, y un gran terremoto podría causar estragos en la costa este antes del año 2000; se equivocó en todos ellos, por supuesto.
Eso no impidió que Hinn, quien simplemente siguió haciendo nuevas y atrevidas profecías falsas. Al comienzo del nuevo milenio, le anunció a su audiencia de televisión que una profetisa le había informado que Jesús pronto aparecería físicamente en algunas de las reuniones de sanidad de Hinn. Hinn dijo que estaba convencido de que la profecía era auténtica, y en su emisión del 2 de abril de 2000, la amplió con una profecía propia: “Ahora escuche esto, ¡estoy profetizando esto! Jesucristo, el Hijo de Dios, aparecerá físicamente en algunas iglesias y en algunas reuniones, y a muchos de Su pueblo, por una razón: ¡para decirles que está a punto de aparecer! ¡Para despertarlos! ¡Jesús viene santos!”
Las profecías fallidas de Hinn son más extravagantes, pero casi tan memorables como las afirmaciones famosas que Oral Roberts comenzó a hacer unas tres décadas atrás. En 1977, Roberts dijo que vio una visión de un Jesús de 900 pies de altura, que le dio instrucciones para construir la Ciudad de la Fe, un hospital de 60 pisos en Tulsa sur. Roberts dijo que Dios le dijo que El iba a usar el centro para unir la tecnología médica con la sanidad de fe, que iba a revolucionar la asistencia médica y a permitir a los médicos encontrar una cura para el cáncer.
El edificio, terminado en la década de 1980, era un elefante blanco colosal desde el principio. Cuando la Ciudad de Fe abrió sus puertas, todos menos dos pisos de la estructura en gran escala estaban completamente vacíos.
En enero de 1987 el proyecto cargó con una deuda inmanejable, y Roberts, anunció que el Señor le había dicho que a menos que Roberts colectara ocho millones de dólares para pagar la deuda el 1 de marzo, él iba a morir. Al parecer, no estando dispuestos a probar la profecía de amenaza de muerte, los donantes cumplidamente dieron a Roberts los fondos necesarios a tiempo (con la ayuda de $ 1,3 millones de dólares donados a última hora por un propietario de un canódromo en Florida).
Pero dentro de dos años, Roberts se vio obligado a cerrar el centro médico de todos modos y vender el edificio a fin de eliminar aún más deudas. Más del 80 por ciento de la construcción nunca había sido ocupado. La cura prometida para el cáncer nunca se materializó tampoco.
Una lista de profecías similares carismáticas podrían llenar varios volúmenes. Y, sin embargo, sorprendentemente, los “profetas” que hacen tales afirmaciones fantásticas ahora parecen tener más influencia que nunca-incluso entre los evangélicos en general. Y la idea de que Dios habla directamente de forma rutinaria a su pueblo ha encontrado una aceptación más generalizada hoy que en cualquier momento en la historia de la iglesia.
El movimiento carismático empezó apenas hace cien años, y su influencia en el evangelismo difícilmente puede ser exagerada. Su legado principal ha sido un interés sin precedentes en la revelación extrabíblica. Millones influenciados por la doctrina carismática están convencidos de que Dios les habla directamente en todo momento. De hecho, muchos parecen creer que la revelación directa es el principal medio a través del cual Dios se comunica con su pueblo. “El Señor me dijo…” se ha convertido en un cliché favorito de los evangélicos impulsados por la experiencia.
No todos los que creen que Dios les habla hacen declaraciones proféticas tan extravagantes como las emitidas por los telepredicadores carismáticos, por supuesto. Sin embargo, todavía creen que Dios les da mensajes extrabíblicos –ya sea a través de una voz audible, una visión, una voz en su cabeza, o simplemente una impresión interna. En la mayoría de los casos, sus “profecías” son relativamente triviales. Pero la diferencia entre ellos y las predicciones de Benny Hinn es sólo una diferencia de escala, no de sustancia.
La idea de que Dios está dando mensajes de extrabíblicos a los cristianos de hoy ha recibido el apoyo de algunas fuentes sorprendentes. Wayne Grudem, un autor popular y profesor de teología y estudios bíblicos en el Seminario de Phoenix cree que Dios da a los cristianos con regularidad mensajes proféticos, simplemente trayendo a la mente pensamientos espontáneos. Tales impresiones deberán incluirse en la profecía, dice. [1]
Ideas similares han encontrado una aceptación radical, incluso entre los cristianos no-carismáticos. Los Bautistas del Sur han devorado ansiosamente Mi Experiencia con Dios por Henry Blackaby y Claude King, el cual sugiere que la principal manera en que el Espíritu Santo guía a los creyentes es hablando con ellos directamente. Según Blackaby, cuando Dios le da a una persona un mensaje que pertenece a la Iglesia, debe ser compartido con todo el cuerpo. [2] Como resultado, “las palabras del Señor” extrabíblicas ahora son comunes incluso en algunos círculos de los Bautistas del Sur.
¿Por qué muchos cristianos modernos desean revelación de Dios a través de medios distintos a la Escritura? Por supuesto no porque sea una manera confiable para descubrir la verdad. Todas las partes admiten que las profecías modernas son a menudo completamente erróneas. De hecho, la tasa de fracaso es asombrosamente alta. En mi libro Caos Carismático citó a un líder “profeta” que estaba muy emocionado, porque creía que dos tercios de sus profecías eran correctas. “Bueno, eso es mejor de lo que alguna vez haya sido hasta ahora, usted sabe. Ése es el nivel más alto que haya habido.” [3]
En otras palabras, la profecía moderna no es una manera mucho más fiable para discernir la verdad que un ocho Magic-Ball o las cartas del Tarot. Y yo añadiría también que es supersticioso.
No hay mandamiento en ningún lugar de la Escritura a los cristianos para escuchar revelación fresca de Dios más allá de lo que ya nos ha dado en Su Palabra escrita. De hecho, la Escritura sin piedad condena a todos los que hablan una sola palabra falsa o presunción en el nombre del Señor (Deuteronomio 18:20-22). Sin embargo, estas advertencias son simplemente ignoradas en estos días por los que afirman haber escuchado algo nuevo de Dios.
Y no es sorprendente, que siempre que haya una preocupación por la “profecía fresca”, hay siempre un descuido correspondiente de las Escrituras. Después de todo, ¿por qué preocuparse de un libro antiguo, si el Dios vivo se comunica directamente con nosotros en un día normal? Estas palabras nuevas de “revelación” naturalmente parecen más pertinentes y más urgentes que las conocidas palabras de la Biblia. ¿No es de extrañar que alejen la gente de la Escritura?
Esa es precisamente la razón de por que el evangelicalismo moderno con revelación extrabíblica es tan peligroso. Es un retorno a la superstición medieval y una desviación de nuestra convicción fundamental de que la Biblia es nuestra única autoridad, suprema y suficiente para toda la vida. En otras palabras, representa un abandono completo del principio de la sola Scriptura.
La suficiencia absoluta de la Escritura se resume bien en esta sección de la Confesión de Fe de Westminster:
Todo el consejo de Dios tocante a lo necesario para su propia gloria y para la salvación, la fe y la vida del ser humano, consta expresamente en la Escritura, o de ella puede deducirse por buena y necesaria consecuencia. Jamás deberán añadírsele ni nuevas revelaciones del Espíritu ni tradiciones humanas. (1,6, énfasis añadido).
El protestantismo histórico se basa en la convicción de que el canon está cerrado. Ninguna “nueva” revelación es necesaria, porque la Escritura está completa y es absolutamente suficiente.
La Escritura misma es clara que el día en que Dios hable directamente a Su pueblo a través de varias palabras proféticas y visiones es pasado. La verdad que Dios ha revelado en Cristo incluyendo el canon del Nuevo Testamento es Su última palabra (Hebreos 1:1-2, cf. Judas 3, Apocalipsis 22:18-19).
La Palabra escrita de Dios es perfectamente suficiente, y contiene toda la revelación que necesitamos.
Note 2 Timoteo 3:16-17. Pablo le dice a Timoteo:
“desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te pueden hacer sabio para la salvación por la fe que es en Cristo Jesús. Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redarg:uir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.”
Este pasaje hace dos declaraciones muy importantes que se refieren a la cuestión que estamos observando. En primer lugar, “Toda la Escritura es inspirada por Dios”. La Escritura habla con la autoridad de Dios mismo. Es segura, es fiable, es verdad. Jesús mismo oró en Juan 17:17: “Tu palabra es verdad”. El Salmo 119:160 dice “La suma de tu palabra es verdad”.
Esas declaraciones colocan a la Escritura por encima de cualquier opinión humana, de toda especulación, y de todas las sensaciones emocionales. La Escritura sola se presenta como la verdad definitiva. Habla con una autoridad que trasciende todas las otras voces.
En segundo lugar, el pasaje enseña que la Escritura es totalmente suficiente “te pueden hacer sabio para la salvación … [y lo puede hacer] perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.” ¿Qué afirmación más clara de la absoluta suficiencia de la Escritura se puede pedir? Son necesarios los mensajes extrabíblicos de Dios para prepararnos para glorificarle? Claro que no.
Aquellos que buscan mensajes frescos de Dios, en efecto han despreciado la absoluta certeza y la suficiencia absoluta de la Palabra escrita de Dios. Y la han colocado en el lugar de su propia imaginación caída y falible.
Si la iglesia no vuelve al principio de la sola Scriptura, el único avivamiento que veremos es un resurgimiento de la superstición y oscuridad que caracterizó a la religión medieval.
¿Significa esto que Dios ha dejado de hablar? Claro que no, pero hoy habla a través de Su Palabra.
¿El Espíritu de Dios se mueve en nuestros corazones y nos impresiona con deberes específicos o llamados?
 Ciertamente, pero El obra a través de la Palabra de Dios para hacer eso. Ellas no sonrevelación, sino el efecto de la iluminación, cuando el Espíritu Santo aplica la palabra a nuestros corazones y abre nuestros ojos espirituales a Su verdad. Debemos guardarnos cuidadosamente en contra de permitir que nuestra experiencia y nuestros propios pensamientos e imaginación subjetiva eclipse la autoridad y la certeza de la Palabra más segura.
[1] The Gift of Prophecy in the New Testament and Today (Wheaton: Crossway, 1988). [2] (Nashville, TN: LifeWay, 1990), 168.
[3] Charismatic Chaos (Grand Rapids: Zondervan, 1992), 67.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario