Sobrevivientes Describen La Tortura De Morir A Machetazos Por Radicales Islámicos

80 Cristianos Nigerianos Son Asesinados

Más de 80 cristianos nigerianos han sido asesinados a manos de pastores islámicos radicales este mes, con importantes grupos cristianos que denuncian la violencia “inhumana”, ya que los sobrevivientes describen lo que se siente ser atacado con machetes.

El grupo de vigilancia de la persecución International Christian Concern  dijo el lunes que más de 80 cristianos han muerto en el estado de Benue desde el 1 de enero, con 50 muertes en Logo y otras 30 en el condado de Guma.

Los ataques de disparos y machete han sido llevados a cabo por pastores Fulani, musulmanes nómadas que pastan su ganado en todo el país, y durante los últimos años se han dirigido a  agricultores cristianos que se interponen en su camino.

Los sobrevivientes describieron algunos de los ataques, con un hombre identificado solo como Vershima que explicaba cómo él y otros habían sido emboscados el 3 de enero por Fulani armado.

Los pastores “abrieron fuego contra nosotros, mataron a tres de las personas que transportaba y me hirieron”, dijo el hombre, quien recibió un disparo en el pecho y fue dejado por muerto.

Otro superviviente, llamado Peter, un guardia de ganado local, dijo que los atacantes que lo persiguieron “eran personas con las que me había relacionado en esa comunidad”.

“Me levanté y los llamé por sus nombres e intenté arrebatarles el machete que tenían fuera de sus manos, pero fue en vano. Fui vencido y comenzaron a cortarme”, dijo Peter, que ahora está en un hospital recuperándose de sus heridas.

Los funcionarios de Benue aprobaron el año pasado un proyecto de ley contra el pastoreo abierto, que fue visto como un intento de poner fin al roaming y la violencia de los Fulani, pero como ICC señaló, el esfuerzo “no ha tenido éxito hasta el momento”.

El reverendo Musa Asake, Secretario General de la Asociación Cristiana de Nigeria, pronunció un discurso importante la  semana pasada, hablando de su “grave preocupación” por los continuos ataques que enfrentan los creyentes en el país, ambos a manos de los Fulani. y otros terroristas, como Boko Haram.

Asake dijo que Benue, en particular, ha visto “ataques horrendos e inhumanos” que se remontan a 2013, y acusó a las fuerzas gubernamentales de no solo no hacer lo suficiente para proteger a los ciudadanos, sino en algunos casos de colaborar con los pastores.

Al detallar un ataque el día de Año Nuevo en Ilorin, el Secretario General dijo que los agentes de seguridad se negaron a intervenir hasta que tres iglesias fueron quemadas.

“Este patrón sugiere la colusión de las unidades de seguridad con la milicia islamista que opera bajo nombres como pastores Fulani, Boko Haram, ‘pistoleros desconocidos’ y ‘grupo de vándalos’”, afirmó Asake.

También señaló el bombardeo de la Fuerza Aérea de Nigeria a un Campamento IDP Cristiano en enero de 2017, dejando más de 200 refugiados cristianos muertos, que fue presentado a la nación como un accidente.