“Vi A Mi Padre Morir, Pero Dios Me Recordó Que Él Es Mi Padre”, Dice Niño En Etiopía

La casa Wasihun Kemede, fue el único hogar cristiano en un pueblo de Hareto en el oeste de Etiopía. Cuando su familia rechazó volver a las viejas prácticas animistas, recibieron amenazas e insultos públicamente.

Motuma Kemede, el padre de Wasihun, intentó explicar de una manera amorosa por qué no participaron más de estos rituales, pero los vecinos nunca entendieron el motivo de su nueva fe. En 2013, Motuma fue matado por su decisión de seguir a Cristo.

El niño tenía sólo siete años cuando perdió a su padre. El día del incidente, la familia fue a dormir con el sonido de la lluvia en el techo, pero fue despertada en medio de la noche, cuando algunos hombres entraron en su casa.

Uno de los tres invasores gritó: “¡Maten a ese hombre!” Los intrusos derribaron a Motuma y luego lo arrastraron fuera de la casa. Wasihun agarró las piernas de su padre para evitar que lo llevaran, pero eso no ayudó. Al llevarlo fuera de la casa, los hombres golpearon al cristiano hasta que murió. Inmediatamente, desaparecieron en el bosque.

Mientras Buze salió en busca de ayuda, después de que ningún vecino respondió a sus pedidos, Wasihun y su hermana Bachu, con 15 años en la época, vieron a su padre morir.

De acuerdo con el colaborador de Puertas Abiertas, que visitó a la familia poco después del ataque, el trauma del pequeño Wasihun fue diferente del de los otros miembros de la familia. “Durante nuestra primera visita, todos fueron tocados, pero la tristeza de Wasihun tuvo un gran impacto sobre nosotros, y su comportamiento no era lo mismo que vimos en otros niños de su edad”, compartió.

Hoy, a los 11 años, Wasihun no quiere que nadie se preocupe por él, porque él sabe que Dios le importa. “Me sorprendió ver a mi padre morir delante de mis ojos, pero Dios me confortó y me recordó que él es mi padre”. Complementa al joven cristiano.

Wasihun experimentó desde la infancia la realidad de la vida cristiana: los hijos de Dios también son vulnerables a tribulaciones y sufrimientos. El hecho de que las personas invadieron su casa, sacaron al patriarca de la familia y no fueron castigados por el crimen. Esto todavía es devastador para Buze y sus hijos.

La familia cristiana no sólo atestiguó la muerte de su marido y padre, pero también continuó enfrentando la presión diaria de otros vecinos, que siempre están esperando la oportunidad de aprovechar la vulnerabilidad de la familia.

Pero hoy Wasihun, la madre y los hermanos tienen el privilegio de experimentar otra realidad: la provisión reconfortante del Señor, que vino de una manera que ellos no podrían imaginar. “Mi padre solía trabajar del amanecer al atardecer, para obtener lo que era necesario para la casa, cuando fue asesinado cruelmente, creemos que no había más esperanza”, dijo el joven.

“Pero el Señor nos dio todo lo que necesitábamos, nos ayudó a sobrevivir durante la tempestad, Dios es más que un padre para nosotros”, subrayó.