0

De Pandilleros A Cristianos!! Escapar De La Violencia A Través Del Milagro De La Salvación

prision-715x400

El pastor Manuel Rivera es el director de la iglesia evangélica Torre Fuerte en la prisión San Francisco Gotera, a unas 120 millas al suroeste de San Salvador. Rivera fue un asesino de la pandilla Barrio 18 pero ahora se dedica a llevar un mensaje de salvación a decenas de hombres tatuados en sus brazos, cuellos y rostros : Dios los rescató de la violencia.

El pastor contó que Dios se le apareció en un sueño y le profetizó que tendría su propio rebaño, lo que lo impulsó a convertirse en un líder de su iglesia. Ahora está a mitad de una condena de ocho años por asociación criminal.

El fervor religioso se ha propagado en las cárceles y es bien recibido por los funcionarios que perciben su potencial para reformar a los expandilleros.

El director de la cárcel de San Francisco Gotera, Óscar Benavides, asegura que hace dos años el recinto era casi en su totalidad el hogar de pandilleros activos. Ahora la mayoría de sus aproximadamente 1,500 reclusos quieren salir de la violencia a través de la religión.

Las conversiones “muestran al país que es posible rehabilitar a los de la Mara Salvatrucha y otras pandillas”, dice el ministro de Seguridad de El Salvador Mauricio Ramírez, rechazando las críticas de que el gobierno debería hacer más.
Un estudio realizado entre casi 1,200 pandilleros y expandilleros salvadoreños (publicado por la Universidad de Florida en 2017  arrojó que el 50.6 % de los encuestados cree que la única manera de abandonar las maras era dedicándose a Dios y demostrándole a la pandilla un compromiso real con la vida piadosa. El 97.1% opinó que la religión puede ser un arma más efectiva que el trabajo o la educación para lograr la rehabilitación de los descarrilados. Pero siempre es la misma pandilla la que calcula la medida de la fe.
Expandilleros, ahora miembros de la iglesia Torre Fuerte, trabajan dentro de una celda de cuarentena en la prisión San Francisco Gotera.
El gobierno del presidente Salvador Sánchez Cerén planea usar esa prisión como un modelo de rehabilitación religiosa que, espera, pueda ser replicado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.