0

“Vi A Mi Esposo Morir Por Jesús, Yo Haría Lo Mismo”

mujer

Una mujer de 35 años llamada Chandan Devi sufrió un gran trauma, pero probó su fe en Dios. La madre de cuatro hijos estaba casada con Aadarsh, el pastor de su comunidad local, en la India.

La pareja y los hijos vivían en una región donde los naxalitas son muy activos. (Para mejor comprensión, los naxalitas son militantes que luchan por los derechos de grupos tribales). Este grupo ve a los cristianos como “informantes de la policía” por el hecho de que no mienten cuando son interrogados.

Con un ministerio firme en el Señor, Aadarsh ​​llegó a llevar un grupo de 25 a 30 personas de una tribu a Cristo. Entonces, los naxalitas quedaron del lado de ellos. Fue por eso que un grupo de 30 hombres invadió la casa del pastor de 40 años.

Los hombres gritaban diciendo que iban a matarlo. “Yo los imploré que acabaran con mi vida también. Cuando lo arrastraron fuera de casa, me agarré a él. Pero ellos me golpearon en el hombro y caí al suelo”, recuerda Chandan.

“La puerta cerró y desaparecieron en el bosque, donde Aadarsh ​​fue asesinado”, planteó.

El pastor Aadarsh ​​ fue velado por la esposa del pastor que lo había llevado a Cristo. Este otro pastor era como un padre espiritual para él. Ninguno de los hombres de su aldea que eran cristianos pudieron asistir al funeral, pues era muy arriesgado.

“Yo preferiría morir”

Después del velorio, voluntarios entrenados por Puertas Abiertas visitaron a Chandan, que había huido del pueblo sólo con la ropa que llevaba puesta. Ellos encontraron a la viuda en shock y le llevaron comida y ropa. Cuando preguntaron: “¿Pensaste en abandonar a Jesús?”, Ella respondió: “Yo preferiría morir”.

“Después de esa primera visita, continuamos en contacto con Chandan por teléfono. Ella todavía se siente muy atormentada y presionada. Uno de los hijos se casó y los otros tres están en un internado. Después de la muerte del pastor Aadarsh, su hermano Ajay, fue amenazado por los naxalitas varias veces “, cuenta la Puertas Abiertas.

El año pasado, un hijo de él llegó a ser secuestrado. “Ore por Chandán y sus hijos, Rebecca, 21, Raju, 17, David, 14 y Solomon, 13. Clame también por toda la pequeña comunidad cristiana alrededor de ellos, que también enfrenta mucha presión”, intercede el grupo que ayuda a los cristianos perseguidos por mundo.

 #joeirizarrynoticiascristianas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.